Noticias

6.sep.2013 / 02:45 pm / Haga un comentario

 

¿En qué parte de los artículos 164 y 178 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, señalará que las competencias y razón de ser de las autoridades regionales y municipales es confrontar y vivir en permanente disputa con el gobierno nacional?

El odio visceral y mezquino de la derecha amarilla por el Presidente Hugo Chávez y el pueblo revolucionario, los llevó siempre a anteponer sus intereses de clase al rol para el cual fueron electos. Han utilizado sus cargos en los gobiernos regionales y locales para reptar ponzoñosamente por las cañerías de la política. Pero ¿y dónde quedan los vecinos y hasta la propia gente que los eligió para solucionar sus problemas? ¿Cuánto tiempo, en los últimos años, le han dedicado a la conspiración y cuánto a gobernar para la gente?

La respuesta es clara: la nefasta derecha amarilla que desgobierna en Miranda, no ha tenido tiempo para gobernar y mucho menos tiempo para dedicarse a conocer y tratar de solucionar los problemas del pueblo mirandino.

¿Habrá en algún lugar muy profundo de la gaveta de las autoridades amarillas, aunque sea dos hojitas con una grapita con propuestas de proyectos para el desarrollo de obras estructurales, de impacto pues para el estado Miranda? No remozamiento, ni pintura, ni remiendos baratos, como las obras que acostumbran a inaugurar, donde la valla es más costosa que la propia obra. Que escondidos deben estar esos proyectos y propuestas en seguridad, en salud, en vialidad. Acciones positivas y proactivas para el buen vivir de la gente.

Pero esta es la forma de desgobierno de la derecha amarilla, no sólo nada proponen, nada hacen, nada construyen, sólo pintan.

Gobernadores y alcaldes amarillos deberían trabajar obligatoria y conjuntamente con el Consejo Federal de Gobierno, con los ministerios de Interior y Justicia (seguridad), Ambiente (agua potable y agua servidas), Energía Eléctrica (alumbrado) y Transporte Terrestre (vialidad y asfaltado), por sólo mencionar las instancias más prioritarias para la población, cuyo trabajo coordinado generaría mayor bienestar para la población. Pero esto nunca ha sido así y el ejemplo más palpable es que el desgobernador de Miranda, de manera descarada y despótica, se ha negado a convocar al Consejo Estadal de Planificación de Coordinación de Políticas Públicas (Ceplacop), instancia constitucional creada para garantizar la coordinación y el trabajo en conjunto de las distintas instancias de gobierno.

Este y otros detalles demuestran que la derecha amarilla demócratas, demócratas, que muy demócratas, en verdad nunca han sido. No ha habido forma de que desistan de utilizar los espacios de poder regional (gobernaciones y alcaldías) para conspirar contra el gobierno nacional.

Nuestro pueblo nunca olvidará que fueron alcaldes amarillos los que violando la Convención de Viena, penetraron ilegalmente en la embajada cubana en abril de 2012. Que ese mismo día alcaldes de la derecha amarilla lideraron, cual banda de matones, los arrestos ilegales y violentos contra el ministro de Interior Ramón Rodríguez Chacín y el diputado y poeta Tarek William Saab. Más de diez años después, el 15 de abril de 2013, el gobernador amarillo del estado Miranda, poseído en su manto de líder neofascista, ordenó a sus hordas salir a drenar su arrechera, con el resultado de 15 muertos, docenas de heridos y ataques a centros de salud e instalaciones públicas. Más recientemente se han descubierto los casos vergonzosos e inmorales de los rateros amarillos Juan Carlos Caldera y Richard Mardo: corrupción, sobornos, tráfico de influencias. La putrefacción de la política amarilla.

Esta es la verdadera derecha amarilla: odio y miseria.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.