Noticias

16.abr.2014 / 09:05 am / Haga un comentario

AR-140319628

Van emergiendo las historias subterráneas sobre los modos de actuación y proceder de los “espontáneos y pacíficos” grupos vandálicos que han hecho de las guarimbas violentas su mode de vie, su lifestyle.  Los disociados de la derecha extrema han pretendido otorgar a los guarimberos papeles heroicos. Colocan y difunden en las redes sociales, crónicas de sus acciones y actuaciones violentas, sin darse cuenta de que estos guarimberos fashion hace rato que dejaron el camino de la protesta pacífica e ingresaron súbita y sangrientamente al nefasto camino del terrorismo. Afortunadamente, esta nueva moda del sifrinaje criollo tiene el repudio de la inmensa mayoría del pueblo venezolano.

Así, cuentan los hastiados vecinos de los focos bajo asedio de los grupos violentos, que sus estilizados pero organizados guarimberos no entienden razón ni justificación alguna. Por el deseo fragoso de 8 a 10 guarimberos fashion, queda sitiada toda una urbanización. Los vecinos sufren por la recurrente intoxicación generada por el humo de los cauchos y la basura quemada; además de padecer la “voluntaria” imposibilidad de trasladarse al trabajo, a la escuela o a hacer sus diligencias. La sorpresa ha sido mayor cuando han intentado dialogar con sus guarimberos de turno (se supone vecinos del sector) y no han encontrado caras (o capuchas) conocidas. Esto deja de manifiesto, que la protesta pacífica liderizada por la extrema derecha, incorpora “agentes externos”, encapuchados importados, sin relación con las comunidades que supuestamente expresan, vía guarimba, sus quejas y molestias.

En esta fauna de “agentes externos” resalta una mezcla de militantes y funcionarios identificados con el partido de extrema derecha Voluntad Popular, a la que se le suma una camada de malandros provenientes de la delincuencia común, que bajo la figura de asalariados se suman al ejercicio de la violencia. Esta gente no hace nada espontaneo, todos ellos reciben órdenes de ejercer la violencia, sus acciones están todas previamente planificadas y orquestadas, por eso el intento de diálogo y razonamiento, por parte de los vecinos con sus guarimberos de turno, siempre resulta infructuoso.

Pero ¿Qué caracteriza al Guarimbero fashion?, veamos:

La total falta de razón o su incapacidad para razonamiento alguno. La tozudez no es normal, pero ellos tienen que cumplir órdenes en los lugares y horarios establecidos. Más nada. Por eso no tienen nada que discutir con nadie, sólo con su responsable de guarimba. La acefalía ya llega a niveles en donde no hay reivindicación o exigencia alguna. Es sólo protestar por protestar, por cerrar la vía, como si ese fuese un frenético objetivo político: trancar la calle es igual a llegar directo, vía salida rápida, a Miraflores. Esta característica es la que más se observa en las barricadas de la clase media: calles cerradas con una multitud de fantasmas. Son muchas las vías trancadas, pero sin nada de gente. El resultado de esta estrategia, lograda con suma eficiencia, es molestar y alejar a sus vecinos. Felicitaciones por este gran logro: Cero apoyo masivo de la gente en las urbanizaciones y mucho menos en las zonas populares.

En cuanto a la Vestimenta, el guarimbero fashion cada día se supera. Hay consenso en que el disfraz guarimbero debe incluir un morralito, eso sí, nada de cuadernos o libros. Adentro del morral sólo hay espacio para materia prima violenta, desde miguelitos hasta niples. Acompaña al guarimbero fashion una indumentaria cool de zapatos y ropa de marca, nada de bragas de trabajo ni ropa humilde. Tienen máscaras y capuchas finas (copiadas de las tendencias anonymous de las revoluciones de colores) para actuar y ejercer la violencia a la sombra del anonimato. Están bien equipados con costosas máscaras antigases y otros accesorios cool, a través de los cuales siempre se observa sus pálidos rostros de sifrinos listos para descargar su odio.

En cuanto a la Logística, los guarimberos fashion son unos privilegiados. Un foco pacífico guarimbero tiene garantizada toda la logística que requiera: miguelitos, aceites, guayas asesinas, bombas molotov, gasolina, bazucas, rifles de francotiradores, entre otros misceláneos. En su foco violento, el guarimbero fashion tiene a su disposición toneladas de escombros, cachivaches (la derecha aprovechó para botar todos sus peroles viejos), colchones y basura (la que no recogen los alcaldes de la extrema derecha). Le llegarán de improvisto gandolas llenas de piedras, tierra y cemento. Cuentan con una gran provisión de sierras y hachas afiladas, para acabar civilizadamente con todos los arboles chavistas que encuentren a su paso. Incluso, la derecha es tan descarada, que hay grupos de gestores-abogados, que sin rubor alguno les ofrecen cobertura legal, con el fin de intermediar en su liberación en caso de que sean detenidos por las autoridades.

¿Cómo es el pacífico accionar de los guarimberos violentos? En primer lugar, se observa que los guarimberos fashion responden a un mando organizado. Ejercen sus actos violentos de manera planificada, respondiendo disciplinadamente a los llamados de los voceros de la extrema derecha. Ejercen sus acciones violentas en lugares, días y horas previamente definidos. Sus modos de acción ya poseen un patrón delincuencial: destrucción y quema de bienes públicos y privados (incluyendo preescolares), uso selectivo de francotiradores, quema de camiones cisterna de combustible, uso de explosivos y morteros, entre otros actos de carácter terrorista.

En segundo lugar, la extrema derecha es especialista en manipulación y construcción de matrices de opinión. Por eso, los violentos guarimberos fashion aparecen siempre como posando para los medios (a veces hay más camarógrafos que guarimberos). La extrema derecha los retrata como graciosos devotos de la Congregación de Pies Descalzos de San Francisco de Asís. La derecha histérica, en su oprobiosa locura por alcanzar el poder, omite el pequeño detalle, de que el accionar de sus huestes violentas, impone y genera en los focos violentos docenas de muertes, heridos, mutilados, sofocados, cierre de vías, obstaculización del libre tránsito, destrucción de propiedad pública y privada, y crímenes ambientales contra la naturaleza. Hace rato que los vándalos disfrazados de querubines, entraron de lleno en el campo terrorista.

Se me olvidada mencionar que los vecinos también reportan el bochinchoso relajo con que sus guarimberos fashion se mantienen activos y sin nervios en la guarimba de turno: el alcohol y las drogas matizan y suavizan constantemente las arduas e incesantes horas de lucha.

La tercera característica sobre la actuación de los guarimberos fashion casi que es un aforismo: selfies luego existo. Todas las acciones de los guarimberos fashion se autodocumentan y registran. Se toman muchas fotos, muchas, muchísimas. Inundan las redes sociales con sus acciones violentas, pretendiendo un autorefuerzo grupal sobre sus actos delincuenciales. Ya hay miles de vergonzosas fotografías y videos donde se observa a los guarimberos fashion atacando y quemando casas, edificios, carros, autobuses, bancos, escuelitas, supermercados, machacando árboles, etc. Imposible ocultar el fervor violento. Este autoregistro fotográfico quedará para la historia y especialmente para la Fiscalía, para cuando se deba determinar la autoría material e intelectual de los crímenes de odio de la derecha.

Así son los pacíficos-terroristas venezolanos, los guarimberos fashion. Menos mal que deseos no empreñan y una inmensa mayoría del país sigue haciéndoles frente, impidiendo cualquier vestigio de una guerra civil, que es el sueño anhelado de la extrema derecha venezolana.

Richard Canan

Sociólogo

@richardcanan

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.